Porque lo escrito no sólo está en el papel

Fb.
Image Alt

Palabra Digital

La fe y los exvotos de la Santa Muerte

Contrario a lo que pudiera pensarse, la fe se abre paso y busca nuevas maneras de manifestarse a través de los exvotos. Sin embargo, algunos afirman que estas tablillas de madera ––donde se agradece la intervención divina–– son anticuadas y no se adaptan a las necesidades del siglo XXI.

Por: Tamara Benavides

Los resquicios de la fe

Si bien existe la percepción de que la fe va en descenso, en México ––según el último censo realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en 2010–– el aumento de devotos católicos tuvo una tendencia al alza. Acumulando un total de 84.2 millones de feligreses.

No obstante, la manera de dar gracias mutó en los últimos 15 años en algunos lugares del país. En el barrio de Tepito, en la colonia Morelos de la Ciudad de México, ya no se ofrece al santo un retablo pintado a mano sino la piel del mismo creyente. Lo que lo vuelve un objeto votivo con vida ––situación atípica en otros países que también utilizan los exvotos––.

En aquel barrio olvidado y marginado por la inseguridad ––con 23 carpetas de investigación por homicidio doloso según el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC)––, los habitantes adoptaron una curiosa figura para encomendarse a, “La Santa Muerte”.

Foto: CLAUDIO CRUZ / AFP

Según el investigador Edgar Gamboa, de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, quienes deciden portar un tatuaje de la muerte lo hacen para recibir “paros” (favores) y esta ofrece el papel de divinidad en aspectos positivos y negativos, según el tipo de usuario.

No todos los fieles a este “santo” pertenecen al crimen. Lo que los motiva a adorar a la muerte, según una adepta a este culto, es “porque es lo único seguro en la vida”.

Afirmación acertada en un contexto donde los habitantes del barrio se ven envueltos, día con día, en situaciones de extrema violencia por parte del grupo delictivo “La Unión Tepito” que no solo se disputa el control del sitio, sino el tráfico de estupefacientes.

Fuente: CEMCA-Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos

Los exvotos en el mundo

El caso mexicano es enigmático porque en un mundo moderno regido cada vez más por pasiones materiales, surge un destello de fe que da esperanza a miles de olvidados. Mientras en Japón los estudiantes usan los “emas” (objetos votivos) para pedir por buenas notas o que su crush les haga caso, los tepiteños claman por sobrevivir y justicia.

También el caso de la Morelos sobresale sobre Brasil porque a pesar de la inseguridad, allí se tallan exvotos en forma de órganos para pedir por salud. Al tiempo que en Francia siguen siendo objetos clásicos como relicarios o imágenes de santos que buscan agradecer un milagro.

De acuerdo con estudios de Gamboa el objeto votivo de Tepito es doloroso debido a que es un sacrificio y que aunque no lo parezca, conserva las características rituales de uno. Es decir, la “pena” se enfrenta a través de un tercero, en este caso el tatuado, quien ejecutará el rito de imprimir la imagen en el cuerpo del devoto.

Igualmente solo sucede en México que personas que se alquilan para ser totems vivos. Estas personas por cantidades de entre 500 a mil pesos prestan su cuerpo para ser los receptores de la gracia de la Santa Muerte.

Los objetos votivos van evolucionando de acuerdo a la circunstancia de los creyentes de determinada religión y aunque aumente la tecnología el humano siempre va a buscar nuevas formas de comunicarse y dar gracias Dios. Para darse una idea, en el museo de la Basílica de Guadalupe ya hay en exhibición exvotos hechos con photoshop.

 

Post a Comment

You don't have permission to register