Porque lo escrito no sólo está en el papel

Fb.
Image Alt

Palabra Digital

Entre libros, Yukio Mishima

Yukio Mishima, el autor más importante de Japón, termino su vida como un gesto político, cultural y psicológico que sería estremecedor para Japón y la literatura.

Por: Paola Prudencio

LOS INICIOS DE MISHIMA

Nació un 14 de enero de 1925, su nombre de nacimiento era Timitake Hiraoka.

Fue considerado uno de los más grandes escritores de Japón del siglo XX, sus obras se caracterizan por mezclar la estética moderna y el tradicionalismo japonés con enfoques en la sexualidad, la muerte y el cambio político.

A la edad de doce años, Mishima comenzó a escribir sus primeras historias, le gustaba leer a Wilde, Rilke y los clásicos japoneses.

Fue candidato al Premio Nobel de Literatura en 1968.

Fundó el Tatenokai, un tipo de milicia privada creada con el fin de restaurar el poder del emperador.

Su padre le prohibía escribir, pero su madre era siempre la primera en leer cada una de las historias.

A los adultos les gusta pretender que nuestros sentimientos no son tan grandes e importantes como los suyos; que somos demasiado jóvenes para saber lo que queremos… Pero creo que lo que queremos es similar a lo que quieren ellos. Queremos encontrar a alguien que crea en nosotros, alguien que esté de nuestro lado y nos haga sentir menos solos.

LA LITERATURA DE MISHIMA

Vía: La leyenda ciudadana

Confesiones de una máscara fue publicada en 1949, la narración en primera persona tiene connotaciones autobiográficas, nos cuenta las vivencias del protagonista desde su más tierna infancia y a través de la adolescencia.

Sigue contándonos sus primeros años, cuenta que vivió al lado de su abuela, durmiendo en su mismo dormitorio, “siempre cerrado y con el aire impregnado de los olores de la enfermedad y de la vejez”.

Kochan nos habla de su adolescencia y del despertar del sexo, momento en que adopta la costumbre de masturbarse con imágenes homosexuales y sádicas.

Se imagina la suya como la de un héroe que perece ensangrentado y en medio de los mayores sufrimientos.

El protagonista se siente con una máscara, ocultando su esencia y tener que fingir constantemente, de ahí el titulo de la historia.

Sin duda es un libro que nos hace reflexionar sobre como muchos seres humanos se sienten incomprendidos por la sociedad por lo que tienen que protegerse fingiendo alguien que no son.

“Hasta la idea de mi propia muerte me hacía estremecer con un placer desconocido. Tenía la sensación de poseer todo. No era nada extraño porque es justamente mientras estamos engolfados en los preparativos cuando nos hallamos en completa posesión de nuestro viaje hasta el último detalle. Después, sólo nos queda un proceso, el proceso de perder nuestra posesión. Esto es lo que hace absolutamente inútil eso que llamamos ‘viaje’”.

Entre otros libros podemos encontrar El rumor del oleaje, que es una historia de amor entre dos jóvenes que no pueden estar juntos por sus distintas clases sociales, con un toque de religión.

Una vida en venta, donde el protagonista tras un intento fallido de suicidio, el hombre decide poner su vida en venta donde clientes deciden usarlo para sus mas oscuros deseos.

Mishima era un poeta y tradicionalista que no soportaba ver cómo su mundo idealista y simbólico se venía abajo.

EL SUICIDIO DE YUKIO MISHIMA

Yukio Mishima fue un enigma para su época, un hombre con un maravilloso talento, pero incomprendido por su país y su familia, un hombre al que le faltaba mucho más por dar a la literatura y al mundo.

Hablar sobre la muerte de Mishima siempre resaltara un poco de nostalgia.

Todo comenzó cuando subía a la terraza del cuartel tokiota de las Fuerzas de Autodefensa frente a los soldados y medios de comunicación.

Daba un discurso en que exaltaba la figura del Emperador Hirohito y pedía un regreso a las bases morales del país que el capitalismo estaba destruyendo, a través de un golpe de estado.

Solo encontró burlas y rechazo, así que llevó a cabo una decisión que había tomado dos años atrás:

Cometer seppuku, un suicidio ritual que era la forma más honrosa de morir cuando se había fallado en la misión más importante de la vida.

También conocido como harakiri, Mishima se clavó una daga y cortó de manera lateral por debajo de su ombligo, generando una muerte muy dolorosa, ya que sucede por desentrañamiento y no se toca ni un órgano vital.

Era la primera vez, desde el fin de la Segunda Guerra, que alguien se suicidaba por seppuku.

Junto a él estaban cuatro soldados de su propia fuerza militar, la Tatenokai.

El segundo al mando, también eligió la muerte ritual, otro se encargó de ejecutar el kaishakunin en ambos, la decapitación del suicida durante su agonía.

A los otros 3 milicianos se les había ordenado vivir, para que contaran a Japón y a la justicia los motivos de todo lo sucedido.

Su muerte más allá de ser un ritual, debe leerse como simbología y con la mentalidad y las situaciones en las que vivía durante su época.

Es un hombre lleno de misterio donde podemos entender su pensamiento, sus sentimientos y la manera mágica en la que podía escribir.

“SIN DUDA UN ESCRITOR QUE VALE LA PENA CADA SEGUNDO QUE INVERTIMOS AL LEER”

Post a Comment

You don't have permission to register