Porque lo escrito no sólo está en el papel

Fb.
Image Alt

Palabra Digital

El engaño de los matrimonios por Facebook

La presión social por conseguir el amor aún no se esfuma en pleno 2020 y las redes sociales se volvieron el escenario perfecto para engaños en forma de matrimonio.

Por: Tamara Benavides

En las redes sociales hay un secreto a voces, un espejismo que se presenta a muchas en forma de matrimonio y luego el desencanto. En cada notificación una promesa, un deseo y un destello de un amor que podría ser. Mujeres que caen en cada tecleo en el engaño del tan anhelado amor romántico. El mundo se reduce y en tan solo un clic distintas culturas se entrelazan al borde de una pantalla ––3.8 mil millones de internautas a nivel mundial según un informe de Hootsuite––.

La presión de lo que debemos ser es alta, por ello, una búsqueda rápida o aceptar frenéticamente una solicitud de amistad se vuelca en un futuro incierto y en el comienzo de muchas historias de “amor” interraciales que se apoderan de cientos de canales en YouTube.

El común denominador: hombres musulmanes que casualmente contactaron mujeres occidentales a través de Facebook con la promesa de un amor sin igual. Latinas en Pakistán, India, Somalia, Arabia Saudita, Qatar, Turquía, Egipto es lo que parece gustar y allí es donde comienzan brotar las dudas.

El secreto del matrimonio

Al parecer el matrimonio perdió su encanto en occidente ––en México una reducción de 1.9, en 2019, en la tasa de uniones por cada cien mil habitantes de acuerdo con el INEGI––. Por ello, los hombres árabes tomaron el papel reivindicador de esta institución. Sus mensajes son claros, están en busca de esposa y al exotizar el concepto se muestran convincentes con sus promesas.

Palabras dulces, críticas moralinas hacia la libertad sexual, señalamientos sobre la decadencia de la familia y un linchamiento hacia los hombres por no tomar en serio su papel de proveedores son sus tácticas de persuasión. Luego, un ensalzamiento de los valores religiosos que pudieran ocultar un importante detalle. ¿Por qué no desposan a las mujeres de sus países si están en pos de esos valores?

En estos canales de YouTube se nos plantean falacias ad populum e imágenes idealizadas de la mujer latina. Nos pintan como jacarandosas, buenas madres, calientes y sensuales. Seres superiores a la mujeres árabes ––caricaturizadas como frías y sumisas–– y por ello hay que contraer nupcias con nosotras. Pero ¿será cierto? ¿No tendrá algo que ver la dote o una búsqueda velada por salir de sus países?

Fuente: TURCOCOLOMBIANA EN TURQUÍA

Concepto matrimonio e incentivos

Hay que recordar que en los países árabes: 1) no existen los noviazgos para mantener la pureza de los jóvenes y 2) los matrimonios son arreglados, lo que reduce el margen de los hombres elegibles para casar a las féminas ya que se busca estabilidad económica entre familias.

En el islam las nupcias son “el estado perfecto y la vía de legitimación de la descendencia a la que está obligado todo musulmán varón” por lo que es imperativo desposarse. Pero ello no puede concluirse con éxito si no se cuenta con el dinero suficiente para satisfacer las dotes de las mujeres musulmanas.

Este fenómeno de precariedad financiera provocó una crisis matrimonial, en los años 80, en los países del golfo Pérsico ya que los hombres dejaron de casarse con las nativas para no pagar dotes y comenzaron a buscar a mujeres extranjeras que estuvieran dispuestas a volverse al islam.

De acuerdo con El País, en aquellos años Qatar comenzó a entregar préstamos de 5,400 dólares ––equivalentes a 18,092 dólares actuales o 372,872 pesos mexicanos–– a los solteros para que se casen con sus connacionales y no se cree una pérdida de valores religiosos.

No obstante, cada día la tecnología nos une más y este pago de seguridad económica, para las mujeres, gusta menos a los hombres. Se abre la puerta a ideas occidentales de uniones por amor, pero también a estafadores que solo buscan escapar de sus países engañando a mujeres incautas.

El amor existe, pero debe ponerse en duda el interés de una persona con la que ni siquiera te puedes comunicar y que sin conocerte te jura amor eterno.

 

Post a Comment

You don't have permission to register